Vidal: “El kirchnerismo muchas veces les cambia el nombre a las cosas”

SALTA (Redacción) – La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, continúa enfocada en la campaña electoral; con el objetivo de conseguir una reelección histórica. En este contexto, volvió a ser noticia por las fuertes acusaciones que lanzó este jueves contra el Frente de Todos y el precandidato en cuestión, Axel Kicillof. “Creo que el kirchnerismo muchas veces le cambia el nombre a las cosas según su conveniencia, porque no sé a qué campaña sucia se refieren. De ninguna manera creo haber hecho un calificativo personal dirigido hacia alguno de mis adversarios”.

Tras haber sido protagonista en la última semana por sus contundentes declaraciones contra el exministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner, la precandidata bonaerense por el espacio político Juntos Por el Cambio brindó las explicaciones correspondientes, junto a una dura acusación. “Creo que el kirchnerismo muchas veces le cambia el nombre a las cosas según su conveniencia, porque no sé a qué campaña sucia se refieren. He salido públicamente dos veces en los últimos días y en ningún caso hice un calificativo personal a ninguno de mis adversarios. Campaña sucia es que alguien instale una mentira anónimamente o con afiches sin firma y eso no jamás lo hicimos”.

Del mismo modo, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires profundizó con ejemplos; y puso en cuestionamiento el accionar de sus contrincantes: “Creo que campaña sucia es un video viralizado diciendo que una chica, que no es mi hija, y que se baja de un helicóptero en un recital, lo es”. Además, Vidal continúo: “Campaña sucia es que se publique que mi otra hija tiene un problema de adicción y que ha sido internada”. Frente a este tipo de circunstancias que le tocaron afrontar, la precandidata del espacio político Juntos Por el Cambio no dudó en afirmar: “Eso me duele y creo que es campaña sucia”.

En un ferviente discurso, la mandataria bonaerense comentó: “Lo demás no es campaña sucia, es debate democrático. Es notable la diferencia, cuando políticos con nombre y apellido expresan sus ideas sobre economía o acerca de gestión. Eso es parte de los puntos de vista que se pueden tener durante una campaña electoral”. Y detalló: «Que yo sepa ‘La Cámpora’ no es un descalificativo en absoluto. Es una corriente política dentro del kirchnerismo liderada por Máximo Kirchner y Kicillof es parte de ella. Que yo diga que si un dirigente de de esa agrupación gana, va a significar que gobiernen ellos, no significa más que eso».

Posteriormente, la precandidata del espacio político Juntos Por el Cambio en el distrito de Buenos Aires; continúo con respuestas hacia las críticas y acusaciones que recibió recientemente. “Decir que yo soy insensible sí es un descalificativo personal y yo no voy a entrar en ese terreno, porque no lo hice nunca. Ni en campaña ni fuera de ella”. Y prosiguió: “Uno no puede ni debe cambiar lo que es, ni como se vincula con la gente por una campaña electoral. Lo importante son los hechos. Hay que debatir políticas públicas concretas: ¿Qué hicieron ellos gobernando la provincia durante 28 años y qué hicimos nosotros en tres años y medio?”.

Además, en relación con las declaraciones de la monja, Marta Pelloni, sobre la agrupación kirchnerista y su vínculo con la droga, Vidal también opinó. “La respeto como dirigente social, pero no doy certeza de lo que dijo. Ella habla de una realidad de Corrientes que desconozco desde mi posición”. En este sentido, la precandidata de Juntos Por el Cambio, se diferenció notablemente: ‘En la provincia de Buenos Aires no tengo ningún elemento para decir que «La Cámpora» está vinculada al narcotráfico o algo parecido. Mi crítica hacia ellos es distinta, está en sus ideas y su forma de hacer política’.

Finalmente, la gobernadora de Buenos Aires sacó sus conclusiones en referencia a los motivos por los cuales el partido de Cristina; cuenta con tantos adherentes en el territorio en cuestión. “Creo que el kirchnerismo ha tratado siempre de envolver con buenos discursos y realidades inexplicables. De la misma manera que cuando nos decían que teníamos menos pobres que en Alemania. Nosotros podíamos ver la pobreza todos los días más allá de que el INDEC nos dijera cualquier cosa”. Y concluyó: “Usar determinado discurso que parece en la superficie defender al que es más vulnerable, pero que en lo profundo esconde una mentira. Eso ha hecho que muchos sectores de la sociedad los acompañe”.