Comunidad wichi- imagen ilustrativa

Comunidad wichi de Tartagal: aseguran que el agua de las napas está contaminada

Comunidad wichi- imagen ilustrativa

Uno de los integrantes de la comunidad wichi relató como es vivir en ese lugar y de las problemáticas que afrontan
<a href="https://salta4400.com/sociedad/2020/02/15/comunidad-wichi-de-tartagal-aseguran-que-el-agua-de-las-napas-esta-contaminada/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-02-15T00:15:07-03:00">febrero 15, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-02-15T00:15:09-03:00">febrero 15, 2020</time></a>

SALTA (Redacción)- En medio de la crisis sociosanitaria que atraviesa la provincia de Salta, en el programa Intratables de América entrevistaron a Omar Gutiérrez, estudiante de Derecho en Salta y miembro de la comunidad wichí. En este espacio aprovechó para hablar de cómo viven los pue los originarios y de las carencias que tienen. “Le diría al gobernador que nos incluya” dijo además de asegurar que de un pozo de agua viven cinco mil personas y que no pueden ducharse todos los días.

La entrevista

Omar Gutiérrez, estudiante salteño aclaró que pertenece a la comunidad wichi del departamento de Tartagal. “La verdad es que las comunidades originarias, hasta hace 100 años atrás, veníamos bien pero cambió todo con la urbanización y la soja. Padecemos enfermedades por los agrotóxicos y falta de agua. Somos 5.000 habitantes en la misión chaqueña y esto de los agrotóxicos comenzó a partir de las décadas del 80 y 90” relató.

Gutierrez contó que viajó hasta la capital pero que nadie lo recibió,”por ahora no hay diálogo con la misión chaqueña. No hay nadie trabajando para solucionar el tema del agua, la napa de la que viene el agua está contaminada y los bidones en los que llevamos agua tienen agrotóxicos”. A esto agrego que pasaron los gobiernos y que ninguno fue más que para las campañas. En este sentido resaltó que tanto el gobernador Gustavo Sáenz, como el intendente Carlos Funes son nuevos en sus cargos, por lo que se mostró algo esperanzado en que se les pueda dar soluciones.

“Tenemos sentimientos, nos sentimos lejos pero seguimos esperando que atiendan a la comunidad. No estamos para pelearnos sino para solucionar el tema”. Ademas agregó a esto que hace 20 años que no se hace nada con ellos y que el agua es un problema que tienen desde siempre. “En 2013, me convocaron del Hospital Materno Infantil porque una madre no soltaba a su hijo. Ella no sabía castellano y tenía miedo. Me dijo que necesitaba zapatillas y se sentía perdida. Es muy escaso el acceso a la educación, estamos excluidos” puntualizó.

“Un hilito de agua”

“No podemos gastar agua, la tenemos que juntar y llega un hilito de agua y está contaminada. Nosotros no nos podemos duchar todos los días el agua que tenemos no la podemos tomar. Los especialistas nos dijeron que nuestra agua no se puede tomar y el sistema de cañería tiene más de 20 años”. Además agregó que es muy difícil el acceso a una garrafa.

El pedido al gobernador

Mención a la Universidad de Flores.
‘Estamos organizando una colecta’