Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

Salta 4400
Yanina y Luján
Caso: Luján Peñalva y Yanina Nüesch

SOCIEDAD

El caso de Luján y Yanina convertido en una catarata de calumnias que jamás mostrarán el camino de la verdad

Cuando la calumnia y la injuria se convierten en una herramienta política tras una causa justa.

Un elemental sentido de humanidad nos convoca a solidarizarnos con las familias de las dos jóvenes, Yanina Nüesch y María Luján Peñalba, protagonistas de tan luctuoso suceso y sobre cuya causa la Justicia se expidiera oportunamente. Sin embargo, como es también ajustado a derecho, conviene desbrozar el contenido de un video que circula por las Redes cargado de inexactitudes, injurias y falsedades con el manifiesto objetivo de distorsionar la verdad.

Decir que el Diario El Intransigente operó en aquella circunstancia como mentor de una estrategia dirigida a alterar la realidad de los hechos constituye una falacia temeraria, siempre que, como todo Medio de prensa en ocasión de sucesos de esta magnitud, la fuente de datos a la que se recurre es la policial, la cual fue la que sostuvo desde un primer momento la especie de un “pacto suicida”.

Luego, en la saga de personas a las que en este video se cataloga con total ligereza como supuestos operadores de un montaje inexistente, se menciona a Román Mychalewsky y su mujer, Analía Concha como directivos de El Intransigente, siendo necesario negar enfáticamente cualquier vinculación de los mismos como directivos de El Intransigente ya que jamás formaron parte de su Directorio ni cuerpo de redactores, asumiendo este video y sus afirmaciones el carácter de una campaña de desprestigio deliberadamente orquestada a fin de provocar un daño en la honra del Diario y sus directivos.

Así se desprende que la adjudicada participación protagónica otorgada en el video a Román Mychalewsky como operador del Twitter oficial y de las redes sociales de El Intransigente es una afirmación antojadiza y falaz siempre que el nombrado jamás tuvo a su cargo esa tarea, reduciéndose su actividad por entonces al service y reparación ocasional de las computadoras, software y hardware antes del 2012.

Constituye entonces un obrar doloso el mostrar como supuestas pruebas de la participación protagónica de Mychalewsky los Retweet efectuados desde la cuenta del mismo hacia El Intransigente, así como otro reenvío de un Tweet del entonces gobernador Urtubey presentado como prueba de una supuesta “cooperación política”.

Viene en sustento de la afirmación de un dolo existente en la edición del video, el hecho de que la voz que relata jamás coincide con las imágenes que muestra como supuesta prueba, generando intencionadamente impresiones equivocadas en el público que, de esta manera, queda direccionado hacia un juicio de valor cuyo resultado es claramente difamatorio.

No escapa al conocimiento de cualquier usuario que utiliza las Redes sociales que el retwitteo es una acción común para cualquiera y que de ninguna manera pueden señalarse como pruebas de una relación con el Diario en los términos que señala el documento. De hecho, tanto Mychalewsky como cualquier otra persona posee plenas facultades para Retwittear desde su cuenta hacia cualquier otra que considere o tenga interés.

Esto último no sólo echa claridad sobre la inexistencia de un manejo de cuentas de Twitter como se sugiere sino que además denuncia «per se» la animosidad manifiesta de los autores del video, siempre que resulta absurdo que una persona o un medio de prensa mediante unos Tweet pudieran haber llegado a influenciar el obrar de la Justicia, máxime en un caso tan delicado. Tal argumento sólo es apropiado de inscribirse en un relato de ciencia ficción.

Si lo anteriormente expresado carece de sustento, de igual manera ocurre con la supuesta titularidad de El Intransigente otorgada en el video a Román Mychalewsky en una captura donde sugestivamente aparece un nombre censurado que corresponde en la realidad a Daniel Menavide, quien junto a Mychalewsky para entonces conformaban la sociedad “Campo Quijano S.A.” y a quienes Federico Mena Saravia les compra dicha Firma que se hallaba inactiva desde su origen datado el 16-5-2013.

Así es que en el Acta constitutiva de Campo Quijano S.A. se describe claramente el objeto con que fue concebida dicha Firma que era financiero, pudiendo “realizar operaciones de inversión y otorgar préstamos y/o aportes e inversiones de capitales a particulares, empresas o sociedades; financiaciones y operaciones de crédito en general con cualquiera de las garantías previstas en la legislación vigente, o sin ellas; negociación de títulos, acciones y otros valores mobiliarios, y realizar operaciones financieras en general; siempre con capital propio.”. Este dato relevante no se muestra en el video sino que sugestivamente se captura y ofrece a la consideración pública una información parcializada.

Luego, la dicha compra de Campo Quijano S.A. por parte de Federico Mena Saravia se opera recién con fecha 30-5-2017, cambiándose el objeto de esa sociedad y quedando dicha empresa relacionada con el Semanario El Intransigente pero al sólo fin de la comercialización del Semanario El Intransigente en su versión papel, lo que en el video se oculta de manera deliberada y perversa.

No menos antojadiza es la información por la cual se pretende trazar una relación de amistad cercana entre Mena Saravia con el exgobernador Juan Manuel Urtubey, un concepto dictado por el diario El Tribuno, el cual solo se dedicó en esos años a defender las causas en las que estaba involucrado por corrupción el exgobernador Juan Carlos Romero. El Tribuno hoy cuenta con nula credibilidad y escasa venta de su tirada de papel. El video miente y se ampara en una foto falsa del gobernador frente a las oficinas de El Intransigente cuando la realidad marcaba que salía del hotel Almería justamente al lado de la oficina del diario. Pero como dice el dicho popular en Salta «al Tribuno no se le creen ni los obituarios publicados».

Respecto de los mensajes de Whatssap, hay que decir que los mismos le fueron entregados al Diario El Intransigente por una fuente como es costumbre en el mundo del periodismo, más todavía en casos policiales, de manera que los mismos fueron publicados tal y como llegaron a la redacción. Obviamente, excede a la responsabilidad de un medio si la policía o la justicia peritaron ese material correctamente o no. De hecho, el material que se publicó entonces era virgen, sin edición alguna. Tampoco mintió El Intransigente con la mención de la soga o de la escalera ya que ambos datos fueron revelados al Diario por fuentes judiciales actuantes en la investigación en ese momento.

Para mayor claridad, CONVIENE RECORDAR que este cruento suceso que se cobró la vida de estas dos jóvenes ocurrió el día 16 de junio de 2012, siendo que tanto Daniel Menavide como Román Mychalewsky comienzan a operar con Campo Quijano S.A. en la fecha 16/05/2013, es decir, casi un año más tarde. De esto se desprende claramente que la mención de Mychalewsky como presidente de ese directorio constituye una maniobra artera destinada a desvirtuar la realidad de los hechos buscando algún interés impronunciable.

Con todo lo antes expresado se renueva y fortalece la presunción de hallarnos frente a una operación mediática de siniestros fines por parte de los editores de este video quienes obran desde el anonimato y cuyo contenido viralizado resulta infamante y calumnioso, siendo pasible de convertirse en “notitia criminis” para algún fiscal que debiera investigar de oficio esta maniobra mediática tendiente a mancillar el buen nombre y honor de las personas.

Sigue decir que desde hace años el nombrado Román Mychalewsky trabaja y continúa haciéndolo para el medio “Minuto Neuquén”, no habiendo actuado jamás como personal de redacción o del staff de El Intransigente, limitándose sus esporádicos contactos con este Medio a la sola atención técnica en materia de reparación de software y service de las computadoras. Debido a su eficiencia en dicho servicio técnico es que se lo requería a menudo pero siempre lejos de toda frecuencia permanente.

Cabe reiterar nuestra solidaridad con las familias afectadas por esta traumática experiencia así como nuestro decidido apego a las leyes de donde calificar este hecho como doble suicidio o crimen es una tarea que no nos corresponde y nos resulta absolutamente extraña, por lo que está lejos de las posibilidades de un medio de prensa definirle caminos a la Justicia para que se expida en uno u otro sentido.

Entendemos finalmente, que cualquier prueba que existiese debe ser presentada ante los estrados judiciales y no en el marco de un procedimiento morboso que sólo busca calumniar e injuriar gratuitamente la imagen y la trayectoria de quienes se nombra. Por lo tanto, hacemos reserva del derecho que nos asiste de acudir a la Justicia contra quienes continuaran publicando el injurioso video en busca de una reparación, así como de solicitar a todos los medios que publicaron el mismo, el correspondiente Derecho a Réplica en los términos que la Ley lo prescribe en el artículo 14.1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. 

Todo argentino tiene el derecho irrenunciable de luchar por obtener justicia pero nunca buscando la verdad por el camino de las ficciones y mucho menos todavía al costo del prestigio y la honra ajenos.

FIRMA EL DIRECTORIO

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Todos los derechos reservados - © 2020 - Salta4400.com - Salta, Argentina