MUNDO

Francisco habló en contra de la “cultura del privilegio”

SALTA (Redacción) – En el desarrollo de su viaje por África, el papa Francisco ha expresado su palabra en relación con varias cuestiones políticas, que actualmente afectan a la sociedad y el mundo. En este sentido, como líder de la iglesia católica, optó por manifestarse en contra del privilegio, la exclusión, e incluso las maniobras vinculadas a la corrupción. Por tal motivo, en la homilía de este domingo realizada en la isla de Madagascar, miles de fieles se congregaron para escuchar la ceremonia del Sumo Pontífice.

En una misa a la que acudió casi un millón de feligreses -un número que superó ampliamente las expectativas- Francisco brindó un mensaje contra las riquezas y la acumulación de quienes más tienen. Por lo cual, expuso que no hay que “manipular el Evangelio” sino “construir la historia en fraternidad y solidaridad, en el respeto gratuito de la tierra y de sus dones sobre cualquier forma de explotación”, comunicó el pontífice. Sin dar nombres, fue en clara referencia a las políticas ultraderechistas llevadas adelante en diversos países.

Una ceremonia multitudinaria

La destacada ceremonia tuvo lugar en las inmediaciones de Antananarivo, capital de Madagascar. Más precisamente en un lugar llamado Soamandrakizay, donde habitualmente se realizan prácticas religiosas. A pesar del fuerte viento que levantaba polvo, los feligreses de la isla africana esperaron al líder del Vaticano, quien se hizo presente a través de un papamóvil de fabricación local. En tanto, el fuerte mensaje del papa parecía estar dirigido a quienes en primera fila, sentados y cómodos, escuchaban la homilía.

Durante su extensivo discurso, el Sumo Pontífice arremetió contra “ciertas prácticas que desembocan en la cultura de los privilegios y la exclusión”, y del mismo modo, criticó los “favoritismos” o “amiguismos”. Estos últimos, según Jorge Bergoglio deberían considerase parte de las maniobras vinculadas a la “corrupción“. En Madagascar (la quinta isla más grande del mundo con 25 millones de habitantes) nueve de cada diez personas sobreviven con poco menos de dos dólares al día.

Bajo la misma perspectiva, Francisco denunció la “carrera por la acumulación” que se convierte en una situación “agobiante y abrumadora”, la cual es consecuencia del “egoísmo y el uso de medios inmorales”. Sobre este aspecto, el papa destacó que las riquezas no logran que las personas estén más cerca de Dios. Vale destacar, que 5.000 fieles caminaron durante dos horas para llegar a la misa, mientras otros esperaban desde hace dos días durmiendo en carpas dentro de escuelas y aulas de la parroquia.

La particular historia de Akamasoa

Una vez concluida la masiva ceremonia religiosa, el papa visitó la ciudad de Akamasoa, la cual actualmente cuenta con aproximadamente 25.000 habitantes. Además, la región en cuestión está muy vinculada con Argentina, debido que fue creada sobre un antiguo basurero, por un religioso argentino de nombre Pedro. La figura del cura es altamente importante en el catolicismo de Madagascar, no sólo por esa destacada acción, sino que al fundarla logró sacar a muchas personas de la pobreza.

“Akamasoa es la expresión de la presencia de Dios en medio de su pueblo pobre”, sostuvo Francisco al respecto. Al mismo tiempo que brindó un claro mensaje a las personas más necesitadas: “La pobreza no es una fatalidad”. En Madagascar esta problemática social afecta a gran parte de su población, que depende de la ayuda de instituciones religiosas, para lograr una educación y tener acceso a la salud. En el transcurso del fin de semana, Francisco también llamó a combatir “la corrupción y la especulación que aumentan la desigualdad social”, cuestiones que afectan a quienes viven en esta isla de África Oriental.

Comenta con Facebook
Botón volver arriba
Cerrar