Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

Salta 4400

SOCIEDAD

Vecinos señalan que la gestión de Bettina Romero «es una verdadera mentira»: «abrimos los caños y sale barro»

Falta de agua potable, recolección irregular de la basura y calles rotas son parte de las denuncias.

SALTA (Redacción) – El equipo de Salta 4400 continúa recorriendo los barrios, haciéndose eco de los reclamos insistentes de los vecinos que coinciden en la deficiente gestión de Bettina Romero y exponen la histórica postergación de la cual son víctimas. En esta oportunidad, se trata de Sergio, un vecino del barrio Las Colinas. Su familia tuvo  tuvo una sorpresa desagradable al abrir el caño de agua. Las postales dan cuenta de ello.

“Si, en mi caso cuando se llenaron los tanques y verifique, se estaban llenando de lodo o barrio o agua sucia. Sumado a que la mayoría de los días no tenemos servicio de agua”, advirtió. En este sentido, explicó que al tanque lo llena el aguatero o un camión cisterna. En este marco, lamentó verse obligado a tirar toda el agua que hace dos días le dejaron. “Me quedaré sin agua hasta que vuelva a pasar el aguatero. Esta es agua totalmente contaminada”, aseguró.

Cabe recordar que la barriada  está ubicada frente al mirador San Bernardo, en el ingreso a  Salta, sobre avenida Asunción, al final. “Yo estoy hace 3 años y medio pero el barrio tiene más de 10 años, con la misma problemática de siempre: falta de agua, agua sucia, calles no tratadas, no hay servicio de recolección de residuos en varias calles, vecinos que no tienen luz y menos agua. Todo hecho a pulmón por los vecinos y esfuerzo”, subrayó.

El desfasaje entre las facturas y la calidad del servicio

Al ser consultado sobre el monto de las facturas, contó que hay vecinos que pagan los servicios entre $3000 y $3500. «Pero hay vecinos como yo, que cuando estaban haciendo la instalación de agua, llegaron hasta una casa y dijeron que se habían quedado sin medidores. Entonces, resto se quedaron sin servicio de agua. Esto fue hace más de 4 años. No tienen servicio de agua”, reveló.

Ante esta realidad sin respuesta ni soluciones inmediatas, los vecinos decidieron cavar ellos mismos las calles. Así lo hicieron hasta encontrar el caño principal y hacer una conexión clandestina para llevar agua al domicilio, porque además el aguatero había dejado de llevar el agua a las casas. “Nos dijeron que veamos como  hacíamos”, arremetió. Si bien apuntó que en épocas de elecciones siempre salen los candidatos,  advirtió que “prometen pero nunca llegan”.

Las facturas continúan llegando a los hogares a pesar del deplorable servicio de agua

Voces en contra de Bettina Romero

Sergio recordó que dos meses atrás la Intendenta de Salta hizo una publicación donde figuraba el barrio como uno de aquellos en los que se  estaban arreglando las calles. “Es  una verdadera mentira, porque si pasó una máquina que aplanó las calles y sacó el ripio que tenía. Hoy tenemos calles de barro y es imposible transitar. Hay calles donde no pueden acceder vehículos, ni ambulancia, ni bomberos ni remises. Esto es de hace años”, profundizó.

Haciendo un balance, Sergio explicó que sólo en dos ocasiones se enripiaron de los 4 años en los que vive allí. “Pero no hay obras concretas”, agregó. Asimismo, respecto a la recolección de residuos, manifestó que desde Agrotécnica Fueguina habían colocado unos contenedores de residuos para que los vecinos de dos manzanas dejen los residuos ahí. “Un tacho pequeño y eso desbordaba. Los perros los rompían y no recogían todos los días, los domingos por ejemplo no”, señaló.

Sin agua potable en barrios de la ciudad de Salta

«Solo hay promesas y no puedo vivir de promesas»

A pesar, de los reclamos reclamó que “no sé dice ni se hacen cosas concretas. Las cosas nunca llegan”. Por todo esto, Sergio adelantó que se preparan para hacer un corte de ruta, “exigiendo que se empiece a tratar como un barrio” y les  den condiciones de vida. “Hoy no tengo un lugar para tirar la basura, el más cercano es a 300 metros, entonces la tengo que quemar en mi casa», disparó.

Sergio se mostró preocupado por su salud y la de su familia. «Solo hay promesas y no puedo vivir de promesas, necesito agua para darle a mis hijos, para lavar alimentos. Yo pude acceder a comprar un filtro de agua porque en ocasiones estuve con fiebre, descompuso una semana por las condiciones en las que venía el agua”, advirtió. De hecho, lo mismo le sucedió a su hija.

Sin dudas, la pandemia saco a la luz las miserias más que las virtudes, lo urgente frente a lo necesario. Sergio como tantos otros vecinos, son las voces que a la fecha siguen luchando mientras que desde el otro lado, solo tienen oídos sordos. “En época de pandemia estuvimos abandonados. Lo único que ayudó fue que hubieron merenderos y comedores. Es un barrio de gente trabajadora y muy humilde”, concluyó.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Todos los derechos reservados - © 2020 - Salta4400.com - Salta, Argentina