Lenín Moreno descartó su renuncia pese a la violencia

El IntraNews

El mandatario ecuatoriano dio una entrevista en medio de una crisis social que se desató en el país y lo obligó a mudar el Gobierno de ciudad
<a href="https://salta4400.com/mundo/2019/10/09/lenin-moreno-descarto-su-renuncia-pese-a-la-violencia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-09T13:10:12-03:00">octubre 9, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-09T13:10:14-03:00">octubre 9, 2019</time></a>

SALTA (Redacción) – El presidente de EcuadorLenín Moreno, volvió a reiterar este martes que “no renunciará bajo ninguna circunstancia”, a pesar de los duros episodios de violencia que se registran en todo el país hace una semana. Sobre esta problemática que fue desatada por las medidas de su gobierno, el mandatario explicó que los más de 700 detenidos “están relacionados a actos delicuenciales”.

“Cuando el pueblo ecuatoriano desea que me vaya, me iré”

Moreno expresó que su Gobierno “esperaba parte de lo que vimos” sin embargo lo sorprendieron los “actos delictivos contra el Estado de Derecho y la democracia”. Fue durante una entrevista con la cadena Telamazonas. “Cuando el pueblo ecuatoriano desea que me vaya, me iré. Pero no lo haré porque aquellos que quieran volver a la siniestralidad del pasado busquen volver”, expresó en clara referencia a su antecesor Rafael Correa.

“Los principios no se claudican”, sentenció quien fue vicepresidente de Correa. Luego, Moreno defendió el paquete de medidas acordado con el FMI, lo que motivó el comienzo de las protestasen Ecuador. “Estas decisiones siempre fueron pensadas en beneficio de los más pobres. Lo que ha pasado durante estos años es que la gente más pudiente se ha beneficiado del subsidio de los combustibles”, explicó.

“Hemos conseguido calmar la situación”

Luego, durante la entrevista, Moreno justificó la decisión de trasladar la sede del gobierno a la ciudad de Guayaquil. “Aquí hay bastante tranquilidad. Con las acciones que tomamos hemos conseguido calmar la situación”, describió. De igual manera, prometió: “no dejar ir a Quito”. Precisamente, en la ciudad capital los principales sindicatos del país convocaron a un paro general adhiriendo a los reclamos.

Por último, el presidente buscó tender puentes con el sector indígena que encabeza las protestas: “Les envío a estos hermanos un mensaje de paz y de mano extendida para que ellos la recojan”. Cabe recordar, como bien había informado SALTA4400, el mandatario de Ecuador acusó su antecesor Rafael Correa y a Nicolás Maduro de impulsar un Golpe de Estado en su contra.