SOCIEDAD

Escaso movimiento en los comercios gastronómicos de la ciudad

SALTA (Redacción) – Tras la flexibilización de la cuarentena, el sector de los gastronómicos se vio aliviado por la vuelta al ruedo. Lo cierto es que la dinámica del “delivery” no dio los resultados esperados y se tornó urgente reabrir las puertas al público. De manera lenta y progresiva, los trabajadores empiezan a ver algunos resultados. Juan Pastore, es un empresario salteño con diversos locales gastronómicos reconocidos en el circuito salteño. En diálogo con Salta4400, reveló la realidad del sector.

Tras un fin de semana de muchas expectativas, Pastore admitió que partieron con “cero ventas”. Al mismo tiempo, se mostró contento por haber retomado la actividad y por reencontrarse con sus empleados, tras un largo y duro letargo. Cabe recordar que Juan Pastore, es dueño de “Charleston”, “Macarella” y “Café del Tiempo”, locales ubicados en el clásico y concurrido  Paseo Güemes.

“Nosotros no optamos por el delivery porque nos pareció que no era el negocio. De todas maneras, tuvimos ventas dentro de lo normal y para el horario, con la restricción del 50% que tenemos actualmente”, subrayó.  En este sentido, los comercios se encuentran habilitados para trabajar sólo hasta las 20 horas. Esta determinación empieza a resultar una clara limitación dentro del circuito salteño.

Juan Pastore, empresario gastronómico – Fuente:Salta 4400

La gente sale tarde, es típico de Salta, siempre lo termina complicando. Muchos salieron. Cuando llegaban las  20, le decíamos a la gente  que estábamos cerrando el local y se molestaban porque querían quedarse consumiendo. Por ejemplo, la cena no vendíamos entonces la gente se quedaba sin comer. Esto es un problema para el salteño”, analizó Pastore.

TE PUEDE INTERESAR:   Quejas de los vecinos por las ciclovías: los concejales pidieron conocer el plan del Ejecutivo

En este marco, el empresario resaltó la necesidad de flexibilizar el horario, apostando a brindar un margen que colabore con lo que el público también empieza a demandar. “Más que nada por  el tema de la cena. Creo que no cambia mucho el tema con un horario de riesgo para el virus. Por lo menos deberían flexibilizar hasta las 00 horas.  Estábamos analizando la posibilidad de que la gente pueda salir, cenar y volver a la casa”, advirtió.

Paseo Güemes – Fuente: Salta4400

Precios en alza y bolsillos resentidos

La carta gastronómica  de los locales es un tema, los precios otro asunto. Tras la cuarentena, las cifras se vieron resentidas para quienes apuestan a invertir en nuestra ciudad. La cuarentena tuvo un impacto claro: los precios en alza. “Nosotros mantenemos los mismos precios que antes de la cuarentena por una cuestión de que queremos que la gente vuelva a la normalidad sin que le duela tanto. Sin embargo, tenemos un incremento del 20% en general”, profundizó.

De la noche a la mañana, nos vimos encerrados sin posibilidad de movimiento alguno. De la misma manera, esto impactó en los precios que ahora no se ajustan a la “progresiva” flexibilización. “Vos antes mensualmente podías ir incrementando el 2%, el 3%. Pero ahora hizo un salto grande y se nota. Hay algunos productos que no subieron, hay que ser francos. Pero el 70% de los productos si subieron”, subrayó.

TE PUEDE INTERESAR:   Sábado de marcha en el centro de la capital: salteños le dicen no al aborto

A este panorama, se suma la caída en el turismo, rubro que también representaba un gran aporte para las estadísticas. “Y…golpea. Un paseo es un corredor donde venía algún turista que iba a ver el monumento a Güemes. Luego bajaban y se quedaban por aquí. Si nos golpea, pero dicen que para fin de año va a estar más resuelto el tema así que los esperaremos con los brazos abiertos”, reflexionó Pastore.

Paseo Güemes – Fuente: Salta4400

Los altibajos de la «nueva normalidad»

Un sinfín de materias pendientes, empiezan a emerger. Poco a poco, la gente adopta en el marco de una nueva normalidad. Juan explicó que desde los locales se sigue el protocolo al pie de la letra. A ello se suma la buena voluntad de empleadores y empleados que, en pos del bienestar de la comunidad, apuestan al cuidado de la salud por sobre todas las cosas. Para ello, siguen a rajatabla las medidas de seguridad.

“Tomamos medidas que dio la provincia y la municipalidad. Nosotros  a las mesas y sillas de afuera les pusimos plástico para que la gente que pase caminando no tenga ningún tipo de inconveniente. Adentro pusimos trapos de piso con lavandina, alcohol en gel. Entonces, cada vez que se levanta una persona se limpia la mesa, o sea, los métodos necesarios para poder estar más tranquilos”, aseguró.

TE PUEDE INTERESAR:   Merendero en crisis pide "ayuda" de los vecinos y denuncia la "ausencia" del Estado

A pesar de ello, las medidas también implican una readaptación por parte de la comunidad. Mucho tiene que ver con un cambio cultural estructural, que claro está, no madurará de la noche a la mañana. “Estábamos esperando mucha más gente hoy a la mañana y fue bastante triste, no hubo movimiento, deben haber sido cuatro mesas. Creo que se van a ir acostumbrando a salir y van a tomar más confianza con lugares que sigan el protocolo y eso nos va a sumar a nosotros”, concluyó.

Comenta con Facebook
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar