ESPECTÁCULOS

¡Impactant! El triste relato de una exempleada del Dr. Rubén Mühlberger en «Intrusos»

Rubén Mühlberger es el doctor al cual todos lo reconocen por ser uno de los médicos que atendió a muchos famosos como Diego Armando Maradona, Moria Casán, Susana Giménez, Marcelo Polino, Cacho Castaña y Charly García, entre otros. Sin embargo, su clínica fue clausurada por el Ministerio de Salud por brindar insumos y medicamentos vencidos además de tener residuos patológicos que no cumplían el protocolo establecido. A su vez, el profesional tenía su matrícula vencida desde enero. De manera reciente, mientras su causa se lleva a cabo, «Intrusos» tuvo grandes testimonios de muchos exempleados que no la pasaron bien con el doctor.

En el programa de hoy de «Intrusos«, Paula Fuentes fue otra de las que rompió el silencio como supo hacer Juan Roccabruna o Estela Olazar por ejemplo. «Esto le pasó a una paciente que estaba al lado de una famosa, en la sala de quelación. Ella era muy gordita y se hizo una lipo láser. Yo paso en uno de mis recorridos y esta señora estaba pálida, blanca, y se desmaya. Yo le avisé (al doctor) y él no bajó a verla, se quedó en su consultorio», indicó.

Luego, la mencionada exintegrante de la clínica clausurada de Rubén Mühlberger amplió lo que fue el recuerdo de tener a una reconocida artista en el momento donde otro paciente no pasaba por el mejor momento de salud. «Al lado de esta paciente estaba Leonor Benedetto. Lo primero que nos dicen es que saquemos de ahí a Leonor, porque esta señora se hizo pis, caca, todo. No le podíamos tomar el pulso. Él doctor me dice a mí ‘¡hacé algo!'», expresó.

TE PUEDE INTERESAR:   Verónica Ojeda contó el trámite que realizó por la salud de su hijo que posee junto a Diego Maradona

El consuelo de Jorge Rial y más detalles del trato de Mühlberger

Ante el llanto de Paula por el maltrato que recibió al presenciar ese hecho, el conductor de «Intrusos» Jorge Rial tomó la palabra. «Tranquila, vos no sos culpable de nada. Esta es la angustia que tendría que tener el doctor Mühlberger. Él tendría que estar llorando y pidiendo disculpas… Fijate que primero se interesaron por la famosa, querían que no vea lo que pasaba. No le importaba la salud de la víctima», manifestó.

Por último, la exempleada mencionó lo que después ocurrió con la persona que estaba descompuesta en el establecimiento del Dr. Mühlberger. «Para él los pacientes eran un números; no le importaba la vida. Esa señora estuvo sola. Yo me quedé con ella, junto con otra compañera. Las dos quedamos muy mal. Yo la lavé, la cambié y limpié todo con lavandina hasta que la reanimaron. Yo no la podía dejar sola. Yo en ese momento no me puse a llorar, quería ayudarla, pero cuando iba a mi casa me puse muy mal. Llegué llorando. Para mí esa persona había muerto. Después, esta paciente fue dos o treces veces más y no fue más. Me dio mucha pena verla así”, sentenció.

Comenta con Facebook
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar